Conservación/Regeneración

A partir del trabajo de mapeo de los territorios y de la estrategia de manejo desarrollada por las comunidades, se detectó  la necesidad de generar estrategias de reconstrucción de los hábitats ya que, producto de la tala de los árboles por la actividad forestal como por los desbordes del Río Pilcomayo, se ha producido una pérdida significativa de los montes. A esta iniciativa se le suman los aportes de la Ley  25080, la cual permite que más de 1000 beneficiarios hayan  presentado planes de enriquecimiento forestal, por más de 3.000 hectáreas.

Este Plan de Enriquecimiento se desarrolla  en el marco de una estrategia general de conservación y manejo del Monte Nativo. En este sentido, el Ministerio de Trabajo de la Nación ha acompaña esta iniciativa a través de un Programa De Formación Profesional, que permite fortalecer la propuesta de generar trabajo para las poblaciones de la región a partir de la protección del monte nativo.

Los lineamientos establecidos para el manejo de los recursos forestales, entendiendo por tales el conjunto de criterios básicos de las prácticas silvícolas y de conservación forestal fueron elaborados tomando en cuenta la calidad forestal, la modalidad actual de utilización y otras condiciones naturales y socio-económicas de los bosques del área de cobertura del proyecto, con el fin de mejorar las condiciones de los bienes forestales y otorgarles atributos de función múltiple. La base de sustentación de estos lineamientos es:

a) Conservación de áreas forestales. Implica conservar en la medida de lo posible las áreas forestales clasificadas como tal (acorde con la clasificación actual de usos de las tierras), y mejorar su calidad elevando la densidad forestal mediante la regeneración natural de las especies valiosas y enriquecimiento y el saneamiento de la estructura. Complementariamente a esto, en las áreas no forestales o con escasa presencia de árboles, se buscará recuperar áreas degradadas y elevar su productividad, a fin utilizarlas como tierras de pastoreo y disminuir la presión extractiva y ganadera sobre las áreas forestales actuales.

b) Utilización múltiple de los bosques. A través de prácticas silvícolas adecuadas se mejorará la estructura ecológica del bosque que permita asegurar la persistencia de los bienes naturales del monte y aumentar la cantidad y calidad de la producción de los productos forestales no maderables (miel, tintes y fibras naturales). A fin de optimizar la aplicación del sistema de silvicultura y manejo forestal en la extensa área del proyecto será fundamental la adecuada elaboración integral del plan de manejo forestal, que respete las normas de uso de la tierra, manejo y conservación de bosques definidas en cada lote, en conformidad con las condiciones locales y con los objetivos propuestos. En este contexto, será importante el agrupamiento de las unidades forestales que requieran de un manejo igual o similar, como así también el control del volumen total de la corta de los árboles, estableciendo límites precisos de aprovechamiento para una determinada extensión de tierra.

c) Áreas de subsistencia. Complementariamente a las acciones de recuperación y manejo, se establecerán áreas con bosques destinados a los habitantes locales, con el objeto de garantizar su medio de subsistencia, disminuir o quitar la presión de la carga pecuaria en los bosques objeto de intervención de promoción de la regeneración natural. En general, el manejo y aprovechamiento forestal se compatibilizará con el pastoreo dentro del bosque, bajo determinadas pautas de manejo.

d) Conservación ambiental. Se pondrá especial énfasis en la conservación del ambiente, especialmente en lo concerniente a las fuentes naturales de captación y almacenamiento de agua, hábitat de la fauna y protección del paisaje.

e) Concienciación y capacitación de los beneficiarios. Se realizará mediante talleres de capacitación y entrenamiento dirigidos a todas las personas involucradas directamente con el uso de los recursos forestales, abarcando las diversas fases del plan de manejo. Especial atención se brindará en incluir en las capacitaciones a las mujeres y jóvenes. De manera indirecta, a través de los medios masivos de difusión, se llegará a comunidades rurales de toda la zona de influencia del proyecto.

f) Efecto multiplicador. Un aporte positivo de la implementación y resultados que genere este plan, que trascenderá al impacto positivo que refleje el recurso forestal intervenido y la mejora que disfruten los beneficiarios directos del proyecto, será la contribución que realice a la economía local y zonal. Esto es, mediante la ejecución de las prácticas de manejo, se contribuirá a la economía a través de la generación de nuevos empleos e incrementando los ingresos.  mediante el aprovechamiento no maderero del bosque alto y la recuperación de las capacidades productivas pastoriles del bosque arbustivo.  No está de más referir que la economía d ella región se verá beneficiada en la medida en que se regulen los mecanismos de pago de los servicios ambientales que ofrece el bosque, particularmente en esta región cuya tendencia hacia la desertización es notoria.